Share this story

‘En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo…’

By Veronica Szczygiel, Ph.D. | Ilustración De Peter Hoey | November 2022

‘En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo…’

Una oración simple pero poderosa

Cada vez que me pongo al volante, justo antes de cambiar la marcha de aparcar a conducir, hago la señal de la cruz. Lo hago, porque he visto a mi padre hacerlo miles de veces antes de su viaje al trabajo, largos viajes familiares por carretera e incluso visitas rápidas a la tienda de comestibles. Pero también lo hago, porque es una oración por la protección de Dios en el camino para él y para mí.

La señal de la cruz comenzó con los primeros cristianos trazando pequeñas cruces con sus pulgares en la frente del otro durante el bautismo. (Todavía hacemos esto antes de la lectura del Evangelio en la Misa). Más tarde, se convirtió en un gesto más grande con los dedos tocando la frente, el pecho y los hombros. Se añadieron las palabras trinitarias “En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo”, aunque otras palabras acompañan al signo durante diferentes rituales, como los sacramentos o los ritos matutinos.

Cuando emparejamos la señal de la cruz con las palabras trinitarias, suplicamos a Dios que nos bendiga y nos proteja. Pero también proclamamos firmemente que somos discípulos de Cristo que hacemos voto de obedecer sus leyes y aceptar su voluntad para nosotros. Dedicamos nuestros pensamientos, palabras y obras a su santo nombre, a través de este signo.

Hay un gran significado detrás de un gesto aparentemente simple. Por lo tanto, podría ser una buena idea incorporar esta poderosa oración con un propósito aún mayor en nuestras vidas.

Además de al principio y al final de nuestras oraciones, podemos hacer la señal de la cruz para marcar todos los momentos importantes del día: cuando nos despertamos, antes de comer, cuando nos vamos al trabajo, cuando regresamos a casa y cuando nos acostamos. También podemos hacer la señal cuando necesitamos fuerza para enfrentarnos a un jefe gruñón, pedir perdón a un amigo o llevar a nuestros hijos a la escuela. Podemos imitar el método de los primeros cristianos, si sentimos la necesidad de ser discretos, como cuando estamos en el trabajo o en una reunión. De esta manera, podemos pedirle a Dios que esté con nosotros y desafiarnos a nosotros mismos a vivir para y en Él.

Persignarnos a lo largo del día nos recuerda el amor sacrificial de Dios por nosotros y su invitación para que nosotros también lo amemos. Hacer la señal de la cruz es una forma de acoger esta invitación.


Veronica Szczygiel, Ph.D., es la subdirectora de aprendizaje en línea, en la Escuela de Graduados en Educación de la Universidad de Fordham.

Read this article in English! (Versión en ingles)