Share this story

Santa Olimpia, La Diaconisa

Santa Olimpia, La Diaconisa

(361-408) | Festividad: 17 de diciembre

Puede que Santa Olimpia haya venido de una familia muy rica en los primeros días de Constantinopla, pero esta discípula de San Juan Crisóstomo quedó tanto huérfana como viuda, y aun así se las arregló para servir a Dios y a los pobres con una caridad inquebrantable, a pesar de los contratiempos.

Después de quedar huérfana, Olimpia fue criada por su niñera bajo la supervisión de su tío. Eventualmente se casó con el prefecto de Constantinopla, quien murió poco después, dejándola como una viuda sin hijos que no estaba interesada en volver a casarse.

Olimpia rechazó todas las nuevas propuestas de matrimonio, dedicándose, en cambio, a servir a Dios, realizando obras de caridad y, finalmente, siendo consagrada como diaconisa de Constantinopla. Sus padres la habían dejado con una gran fortuna, y pronto construyó un convento junto a la iglesia principal de Constantinopla, donde muchas mujeres se consagraban a Dios y al servicio de los pobres. También construyó un hospital y un orfanato.

San Juan Crisóstomo se convirtió en obispo de Constantinopla en esta época y sirvió como guía espiritual para Olimpia. A partir de ese momento, ella siguió su dirección, ayudando incluso a las regiones más distantes del imperio con sus donaciones. Cuando San Juan fue exiliado, Olimpia siguió siendo una fiel discípula y se negó a aceptar a su sucesor. Debido a esto, su convento fue disuelto y sus obras de caridad terminaron.

San Juan Crisóstomo animó y guió a Olimpia en su enfermedad, persecución y exilio hasta su muerte. Poco después ella falleció y desde entonces ha sido venerada como santa. Su estatua está en la columnata de la Plaza de San Pedro.