La educación Católica es piedra angular para familia de Bryan

La educación Católica es piedra angular para familia de Bryan

Los Discípulos Alegres es el tema de la educación Católica en la Diócesis de Austin este año, y una familia de Bryan ejemplifica este gozo en St. Joseph Catholic School.

Miembros de St. Joseph Parish, Martha y Richard Johnson son los padres de cuatro estudiantes, quienes están en tercero, sexto, décimo y doceavo grado. Mientras crecía, Martha asistió a una escuela primaria Católica. Esta experiencia la hizo desear una educación Católica para sus hijos, así como el tener amigos que compartían su fe. Aunque Richard no asistió a una escuela Católica, él cree en el valor de una educación Católica y quiere esto para sus hijos.

Para poder solventar la colegiatura de cuatro hijos, la familia ajusta otras áreas de su vida, tales como vivir en una casa más pequeña y manejar autos más viejos. Durante los momentos en los que hacer el pago de la colegiatura ha sido un reto, Martha explicó que Dios les ha proveído, y siempre han salido adelante.

La familia no ve estos ajustes como un sacrificio.

“Lo veo como la elección de un estilo de vida. No me arrepiento—nunca. Muchas veces me siento tan agradecida de que St. Joseph está en nuestras vidas,” dijo Martha.

El hijo más grande de los Johnson, Luke, es un estudiante de último grado y ha asistido a St. Joseph School desde el tercer grado. Luke siempre ha estado interesado en el espacio y espera convertirse en un ingeniero en el campo aeroespacial. Él se siente seguro de que su tiempo en St. Joseph Catholic School lo ha preparado académicamente para la universidad y más allá.

La meta final de una educación Católica es equipar a los estudiantes a vivir el plan de Dios para sus vidas y llevarlos a la santidad. Luke dijo que sus clases de teología preparatorianas le señalaron un camino a un entendimiento maduro que va más allá sobre los temas básicos de la fe.

“Mientras aprendo más sobre Dios y más sobre la iglesia, la fe completa comienza a tener más sentido,” dijo Luke.

Él explicó que estar en un ambiente que celebra y sostiene su fe tiene un efecto profundamente positivo en su relación con Cristo. Los estudiantes asisten a Misa dos veces por semana, y diferentes grados toman turnos planeando la liturgia. Además, él sirve como un ministro extraordinario de la Sagrada Comunión, llevando a Jesús sacramentalmente a sus amigos y compañeros de clases. Estas experiencias le dan una apreciación por la herencia ritual del Catolicismo y lo ayudan a crecer en su relación con Dios.

Sus maestros también lo han inspirado en maneras que van más allá de lo académico, dijo. “Tengo una conexión profunda con todos mis maestros, y puedo ser abierto con ellos,” dijo. 

Luke aprecia que mientras que su escuela anima a los estudiantes a perseguir la excelencia, también los anima a intentar nuevas cosas para descubrir los dones y talentos que Dios les ha dado. El gozo en el aprender y en el “hacer” es razón suficiente para participar en deportes, arte, música y otras actividades extracurriculares.

En otras preparatorias, un estudiante puede que tenga que intentar entrar a un equipo de deporte, lo que significa que tiene que contar con algo de experiencia en el deporte. Luke ama la política de “no intentar” de los deportes en su escuela. Sin importar su experiencia o nivel de habilidad, la escuela fomenta la participación. Como miembro del equipo de futbol americano, basquetbol, campo traviesa, soccer, y atletismo, ¡Luke ha aprovechado esta invitación al máximo!

La familia Johnson no está sola en querer una educación Católica para su familia. El año pasado, las escuelas Católicas diocesanas tuvieron su más alto número de inscripciones en 25 años, con más de 5,300 estudiantes. La superintendente de las Escuelas Católicas, Misty Poe, espera que las inscripciones sean aún más altas este año. El tema Discípulos Alegres fue escogido con la esperanza y expectativa de que los retos de la pandemia habían sido abordados y de que el ambiente educativo se había ajustado con éxito.

“Es momento de que los niños, los profesores y empleados tengan un año lleno de una alegre experiencia en la escuela,” dijo Poe.

El crecimiento en la matrícula está también, trayendo consigo grandes cambios en tres campus. St. Austin Catholic School está en el proceso de construir una escuela y edificio parroquial combinado de cinco pisos. La escuela entera se ha mudado temporalmente a San José Parish unas millas al sur de St. Austin. St. Michael’s Catholic Academy está desarrollando un Hub for Advanced Learning Oportunities (HALO). Este proyecto incluye una expansión de currículum y del campus que exponga a los estudiantes a diferentes disciplinas para ayudarles a determinar su plan de estudios universitario. Debido al crecimiento en inscripciones a más de 650 estudiantes, Holy Family Catholic School está agregando cuatro nuevos edificios.

Para asegurar que la educación Católica permanezca fiel a su misión de cambiar el mundo, este año las escuelas estudiarán y discutirán el nuevo documento de la Congregación Vaticana para la Educación Católica, “la identidad de la Escuela Católica para una Cultura de Diálogo”.

Con los recientes actos de violencia en las noticias, Poe también ha abordado los temas de seguridad que están en la mente de todas las familias. “Las escuelas Católicas siempre han tenido buenos mecanismos de seguridad. Estamos dedicados a la seguridad física y emocional de nuestros estudiantes, empleados y familias,” dijo. 

Existen requisitos continuos para todos los empleados y voluntarios a través del programa de Ética en Integridad en el Ministerio. Para el entrenamiento relacionado a crisis, se ha establecido una sociedad con la I Love U Guys Foundation. También, existe un sistema anónimo para reportar disponible para estudiantes en cada campus con capacidades de monitoreo de 24/7.

“Cada miembro de nuestra comunidad de escuela Católica es un regalo creado por Dios en su imagen y semejanza, y estamos comprometidos a ser fieles cuidadores de cada uno,” dijo Poe.


Para saber más sobre las 20 escuelas Católicas en la Diócesis de Austin, visite el Explore Catholic Education website (csdatx.org/explore), donde existe información sobre cada escuela, sobre la inscripción y la ayuda financiera. La diócesis tiene la meta de hacer la educación Católica accesible y asequible para todos a través de varios programas de asistencia para la colegiatura.


Mary P. Walker ha escrito para el Catholic Spirit por más de 20 años. Ella y su esposo son parroquianos de St. Thomas Aquinas Parish en College Station.